País Estados Unidos

Dirección Darin Scott

Guion Erik Patterson, Hans Rodionoff, Jessica Scott

Música Sean Murray

Reparto

Michael Beach,  Danielle Savre,  Rob Mayes,  Darron Meyer,  Nathan Lynn, Kim Syster,  Lily Spangenberg,  Gino Lee,  Jeremy Boado

Productora Syfy

Sinopsis

La Doctora Misty Calhoun, conservacionista de tiburones, es invitada para asesorar un proyecto secreto organizado por el farmacéutico millonario Carl Durant. Calhoun se sorprende al descubrir que la compañía utiliza a los agresivos e impredecibles tiburones toro para los tests.

Secuela de Deep Blue Sea del año 1999, la cual a pesar de su baja calidad obtuvo algo de aceptación entre el publico, que ha sido lanzada directamente a el ámbito domestico del dvd.

Esta secuela es un excelente ejemplo de como realizar una película mala y tirar el dinero.

Si bien tiene un comienzo bastante decente, podríamos asegurar que los títulos de crédito iniciales es lo mejor que podemos encontrar, pronto nos damos cuanta de que estamos ante un producto lleno de cliches, empezando por propios personajes donde tenemos, la típica tía buenorra ( la cual enseña escote incluso cuando se pone el traje de neopreno) el chuliboy de playa que es un ex-militar ( que por supuesto termina con la rubia buenorra aunque no se den un solo beso en la película) los nerds y el malo loco con complejo de mesías o algo parecido.Todos recreados sin personalidad alguna e interpretados de forma penosa.

Otro caso de vergüenza ajena es el detonante argumental, toda la investigación que se esta llevando acabo con los tiburones es para buscar un fármaco que pueda potenciar la mente humana y así poder combatir en un futuro a las maquinas  ¿!?.Como no se le habrá ocurrido esto a los responsables de la saga de Terminator ¿?

Para rematar la faena los tiburones, el principal reclamo de la película, apenas aparecen en pantalla, en su lugar, para ahorrar costes, se sacan unas crías de tiburones que son unas especie de pirañas que chillan como murciélagos.

En definitiva una película penosa, y no es cuestión de presupuesto si no de mala praxis,  hay películas de Chuck Norris  que parecen superproducciones al lado de esto.

Creo que es lo peor que he visto en lo que llevo de año, muy, pero que muy mala.

Como dije al principio una manera genial de como tirar el dinero.

Marck E. Monroe