Película surcoreana dirigida y escrita por Kim Jee-woon con una fotografía a cargo de Lee Mo-Gae. Interpretada por Kim Kap-Su,  Yum Yung-Ah,  Lim Su-Jeong,  Moon Geun-Young,  Lee Seung-Bi, Park Mi-Hyun.
El director nos presenta un ejercicio de verdadero análisis, donde, para entender lo que está por exponer en la historia hay que permanecer atento a los detalles para así poder armar el puzle que esta historia.
La baza de la película es presentar (incluso por la portada) una premeditada idea hacia el espectador, lo hace que sea anidada equivocadamente en el género de terror,  pero en realidad mostrarnos otra que poco tiene que ver.
L a historias está contada desde la perspectiva de una persona mentalmente enferma así la narrativa se nos presenta desequilibrada y  confusa que recrea una perfecta atmósfera absorbente y paranoide. Un  drama psicológico (lo mas correcto para definir esta película) con un planteamiento y desarrollo magnífico que pone de relieve los sentimientos de culpa que derivan en diversos trastornos mentales. Con un ritmo, en momentos,  excesivamente lento pero necesario ya que  es la única manera de poder hacer encajar todas las piezas, ya que no es una película fácil de entender dada su propia naturaleza, una vez se nos presenta el final, el cual, dando un giro de 360%  te deja con la mandíbula desencajada. Una magnífica obra con el único pero de un par de escenas tramposas (lo comentare en los spoilers) utilizadas para confundir al espectador innecesarias y que le restan puntos a este film.
Destacar las actuaciones de la hermana mayor y la madrastra  que, inusualmente en este tipo de films, son magníficas.
Una estupenda película muy bien planteada que se desmarca de las típicas películas de fantasmas/apariciones  que proceden de Asia…..Un buen ejercicio psicológico y análisis que profundiza de manera brillante en la mente del ser humano. Ríete tu del resplandor y de múltiple….
SPOILERS: si no has visto la película recomendado que no sigas leyendo ya que explico la película.
NO hay fantasmas, ni ningún  elemento sobrenatural. Vale, la escena final del armario, con la supuesta madrastra vestida con su traje gris (el uniforme que la identifica como personaje real). También cuando la epiléptica ve “una niña” bajo el fregadero (las trampas que comente más arriba). Dos escenas tramposas para confundir al espectador y que sirven para mantener la idea de las apariciones y fantasmas. O sea la confusión.
Excepto en los flashbacks, sólo hay 2 personajes centrales (vivos y reales): el padre y la hija mayor.
 Los hechos:
Un matrimonio con dos hijas. La mujer enloquece. El marido, médico, recurre a una compañera del hospital (¿enfermera? ¿Médico?) Para tratarla o atenderla.
La hija mayor desarrolla un complejo de Electra (lo de Edipo en mujer: se enamora del padre). El complejo de culpa la desquicia. No sólo por la idea de incesto en sí sino por la “traición” hacia su madre. Para superarlo ella lo hace enloqueciendo: desdobla su personalidad en hija y amante. Para la amante, elige la imagen de la enfermera/médico (es irrelevante si el padre termina teniendo una relación con la mujer o no). Cuando vemos a la “madrastra/amante” en la casa no es real, es la proyección de la hija demente enfrentándose a sí misma.
La madre se suicida en el armario de la hija menor, el armario cae sobre ésta. La hermana mayor (desdoblada como “amante”), la ve pero no la ayuda, la deja morir. Otro sentimiento de culpa que añadir.
Se deduce que la hija ha sido internada. Cuando “se recupera”, el padre la lleva a casa. Están solos. Bueno, para ella no tanto: en ocasiones se desdobla en la figura de la amante, ya oficialmente convertida en madrastra en su mente (por ello a pesar de ser la supuesta amante nunca duerme con el padre). Y sigue viendo a su hermana, a la que tiene que proteger de su otra personalidad, la madrastra, que condensa todas sus culpas para mantenerlas alejadas de ella. El padre no es un lelo que no se entera de nada, es un médico que sabe que su hija está desequilibrada. Las manchas de sangre y demás elementos( apariciones) que aparecen y desaparecen sólo están en la imaginación de ella. La historia se cuenta desde el punto de vista de la hermana mayor.